FEBRERO - 2.018

Volver DIARIO                    Volver INICIO

 

Jueves día 1: Temperatura máxima de 18,7ºC y mínima de 0,3ºC.

Sorpresa agridulce hoy. Encontré un huevo en la pajarera de "Fiona" y "Shrek", mi pareja adulta de Eos reticulata. Pero estaba en el suelo completamente roto. No sé si lo pusieron dentro del nido y lo sacaron y lo puso "Fiona" desde un palo y cayó al suelo. Pero sí creo que ellos lo han picoteado porque he encontrado cáscaras del huevo a lo largo de todo el suelo de la pajarera. Malo sería que tengan la costumbre de romper los huevos.

Hoy papaya y nuevamente miel en el néctar líquido. En estos días compraré unas jardineras y pondré una en cada pajarera para tener pamplina o cualquier otra hierba que les guste a los loris, para que, estando protegida con una malla alrededor, puedan alcanzar los loris a la hierba que crece a medida que alcanzan la altura de esa malla.

 

Sábado día 3: Temperatura máxima de 17,2ºC (ayer de 128,7ºC) y mínima de -2,4ºC.

Hoy estaba ya fuera del nido la cría de la pareja portuguesa de Trichoglossus moluccanus. Supongo que los padres harán de nuevo una puesta en breve.

 

Domingo día 4: Temperatura máxima de 18,6ºC y mínima de 0,8ºC. A las 15:00 había bajado la temperatura hasta los 7,6ºC al nublarse.

Hoy anillé a la primera de las dos crías de la quinta pareja de Trichoglossus moluccanus, y saqué del nido medio muerta a la segunda cría. Estaba fría y tumbada de lado. por la razón que sea, los padres no la alimentaban. Ya noté una gran diferencia de tamaño respecto a su herman@ hace unos días.

La he dado néctar sobre las 14:00 horas con una jeringa con un poco más de avena y papaya, la he envuelto en un paño de cocina al no tener nada con qué calentarla y la he metido en un nido de Agapornis. A las 17:00 horas la he vuelto a dar néctar con avena y papaya y en esta ocasión ha comido con ganas y facilitándome la labor. Ha aprendido rápido. Se ve que al entrar ya en calor dentro del nido junto al paño de cocina ha recobrado las fuerzas y pide comida cuando aparto la jeringa.

Me la he llevado a casa por la noche y al comprobar que se mantenía caliente dentro del nido y envuelta en el paño de cocina, he decidido dejarla así. Quería utilizar una bombilla de cerámica de las que adquirí hace tiempo para usar en la caseta cuando tenga loris en ella y poder tener rincones calientes para que duerman cerca, pero en la caja donde quería hacerlo se ha calentado demasiado. Esta noche dormirán en el nido, y si veo que es necesario, tal vez ponga la bombilla cerámica pero sin cerrar la caja, simplemente acercando la bombilla al nido, y dejando este abierto para que le entre el calor.

Le pondré el nombre de "Moly". No sé si es macho o hembra pero es por ser un T. moluccanus. Hoy tiene 17 días pero su tamaño es casi la mitad del que debería tener. Ya he sacado alguno en estas circunstancias. Son estos los casos en los que sí quiero (y debo, claro está) alimentarlos a mano.

El "problema" es que, como siempre ocurre, he de ausentarme el próximo fin de semana. En esta ocasión tendré la ayuda (nuevamente, aunque pro primera vez en estos temas) de mi padre, que se ha ofrecido a darle la papilla cuando yo no esté (desde la tarde del Sábado hasta la tarde del Domingo). Creo que con 5 tomas serán suficientes.

 

Martes día 6: Temperatura máxima de 19,9ºC y mínima de 3,3ºC.

He comprobado el nido de la quinta pareja de Trichoglossus moluccanus para ver si la cría que dejé seguía estando bien, y allí estaba, calentita y con el buche con algo de comida. Parece que si van a poder criar a una sola cría.

Mientras tanto, su herman@ que me traje a casa sigue comiendo perfectamente y manteniéndose caliente en el nido en el que la tengo.

 

Miércoles día 7: Hoy anillé a "Moly", la cría de Trichoglossus moluccanus que traje a casa para alimentar a mano porque sus padres, la quinta pareja de T. moluccanus, no lo hacía.

De todas las crías que traje para alimentar a mano, esta es la que mejor ha aceptado la jeringa.

 

 

 

 

Volver DIARIO                    Volver INICIO

 

 

Copyright AVIGON ©