ABRIL - 2.020

Volver DIARIO                    Volver INICIO

 

Miércoles día 15: Perdí la costumbre de escribir, y aunque quise hacer algo cada semana o al menos cada mes, se me pasó el tiempo y ya han pasado 3 meses.

Desde el pasado mes de Enero han nacido algunos loris. En los Charmosyna josefinae, la cría que tenía ha crecido y ha resultado ser una hembra. Y a la vez que la sexé, tenía en casa un macho que adquirió un amigo (el que me cambió en Diciembre los que trajimos de Francia por mis Chalcopsitta duivenbodei) y decidimos sexarlo porque aunque el criador decía que era un macho, yo nada mas verlo cuando mi amigo lo trajo a casa (para que pasara el invierno en casa, ya que él todavía no tiene las instalaciones adecuadas para ellos, y así de paso podría ponerlo con las dos jóvenes hembras y ver con cual quería emparejarse) dudé que fuera una hembra porque tenía mucho amarillo en los flancos para la edad que tenía.

Pues envié sexar a los dos ejemplares y ambos resultaron ser hembras. Por tanto me encontré con tres hembras mas la de mi amigo. Ahora toca buscar machos, y de momento ya hemos hablado con el criador al que mi amigo le compró el "macho" para que nos reserve machos. Si este criador hubiera visto que era una hembra, iba a ir a otro criador Alemán, por lo que al pensar que era macho, nos lo envió. Ahora él tiene dos ejemplares recién salidos del nido y va a sexarlos. Si salen dos hembras, una irá para el criador alemán, y la otra se la quedará él. Si salen macho y hembra, el macho nos lo reservará. La hembra, tanto si saca dos como si saca una, se la quedará él, y no le importaría cambiarnosla por una hembra, pues él necesita una debido a que una suya es ya muy vieja y le está dando problemas para criar. A parte, tendría sangre nueva.

Antes de que ocurriera el gran problema mundial del coronavirus, teníamos en mente realizar un viaje en coche mi amigo y yo por Europa a visitar a criadores de C. josefinae para cambiarles o comprarles ejemplares y tener así sangre "nueva" (el problema con esta especie es que prácticamente todos los criadores tenemos ejemplares de los demás. Seguro que algunos no se tocarán con los míos, por lo que hay que buscar e intentar adquirir la mayor cantidad posible para tener la mayor diversidad posible, ya que aunque se toque alguna línea de sangre, a lo mejor se juntan en un % tan pequeño que no hay problema). Pero ahora estamos todos en cuarentena y no sabemos cuando podremos realizar el viaje, ni en qué condiciones. Mientras tanto, a esperar a que tengamos "vía libre" para realizarlo y procurar tener suerte y tener algunos jóvenes más.

La pareja reproductora, después de que saliera su última cría del nido, puso un único huevo, de un tamaño menor a lo normal. Tal vez el problema haya sido que llevaba 4 puestas seguidas, por lo que este verano dejaré que descanse. Voy a tratar de que haga una puesta mas antes del verano, pero si vuelve a poner huevos pequeños, la dejaré descansar ya.

De momento el huevo que puso lo coloqué en un nido de una pareja de Psitteuteles goldiei que siempre ha puesto huevos claros, pero incuba muy bien. Aproveché que también puso esta pareja de C. goldiei para cambiarle un huevo suyo por el de los C. josefinae, pero tras pasar diez días comprobé el huevo no estaba fecundado.

La última joven hace estos días los tres meses de edad, y como ya las noches tienen unas temperaturas mínimas de unos 10ºC, voy a aprovechar y sacarla junto a las tres hembras que tengo en una de las jaulas interiores a uno de los aviarios exteriores para que estén las cuatro juntas. Normalmente siempre que he hecho cambios de este estilo ha sido a partir de los tres meses de edad, cuando ya comen solos incluso la fruta en piezas.

De las otras tres parejas que tengo, las hembras ya tienen dos años y los machos son algo mas adultos, por lo que no debería haber problema para que antes del verano intentaran hacer al menos una puesta. Ya se les ve a dos de las parejas escarbar y entrar a menudo en los nidos. Incluso una de ellas ya las he visto aparearse hace cinco días, por lo que estoy emocionado si dentro de unos 10 días puedo encontrar algún huevo en alguna de estas parejas.

Las hembras de dos de las parejas son las francesas que trajimos en Diciembre, pero la otra es totalmente diferente en línea de sangre a las del criador francés, por lo que si esta pareja (que ya la he visto aparearse dos veces en estos cinco días, mas posiblemente alguna vez mas cuando no estaba yo por allí) pusiera huevos, estuvieran fecundados y naciera al menos una cría, creo que el criador francés me cambiaría la cría por alguna suya que no tuviera nada que ver con las dos hembras que ya tengo, pudiendo así formar una nueva pareja (con la cría del criador italiano con el que hablé de cambiar hembras). Como ya comenté en Enero, es muy posible que tenga que devolver las parejas al criador que me las envió con la condición de devolvérselas si se recuperaba de la enfermedad que tenía, y de la que me alegro ver que se está recuperando y animando de nuevo a tener aves a partir del próximo año.

En cuando a los Psitteuteles goldiei, a parte de lo comentado anteriormente con la pareja que no tiene huevos fértiles, comentar que la pareja italiana que me cría siempre bien sacó adelante a sus dos crías, y estas están a punto también de ser separadas de los padres. Han salido macho y hembra, y aprovecharé para ponerlos junto a una hembra "hermana" suya del año pasado, en uno de los aviarios en donde tengo a esta joven hembra. Ella tiene un problema en el ala. Hace un par de semanas la encontré con un ala herida. No me explico como ha podido pasar puesto que estaba ella sola en el aviario. No sé si se ha enganchado con algo, o de alguna manera extraña haya podido ser alcanzada por el pico de alguno de los Eos reticulata que estaban en el aviario de al lado (un error, aprender para la próxima, doble malla). El caso es que la tuve en casa curándola pero al volver a soltarla vi que no volaba muy bien. Al menos ahora no cae "a plomo" al suelo, por lo que si se asustara, podría descender planeando hasta el suelo evitando los golpes fuertes. Aun así, le he puesto ramas de un lado al otro para que pueda recorrer todo ese aviario andando si lo necesita.

Ahora que está en estas circunstancias le buscaré un macho y me los quedaré como pareja. Tal vez el macho podría ser alguna de las dos crías que tiene una segunda pareja que por fin ha criado. Es la segunda pareja que separé y tenía también aislada en otro aviario. El año pasado en el grupo pusieron huevos fértiles pero no llegaron a desarrollarse bien. Ahora que están separados, su primera puesta ha traído dos crías que están creciendo perfectamente. Debido a que está siendo cambiada la viruta a diario (otro error, nidos muy pequeños para los loris acarrea que la viruta se humedezca enseguida, por eso me toca cambiarles el nido (idénticos los dos) cada día. No es problema ya que de esta manera los padres se han acostumbrados a mis inspecciones, y las crías, al igual que las dos de la pareja italiana, están naciendo tranquilas y acostumbradas a mí. De hecho las crías de la pareja italiana, que ya están volando bien en su aviario, nos e asustan cuando entro en el aviario.

Sobre las otras parejas que estaban las tres en un grupo, decidí separarlas porque las tres pusieron y las tres tuvieron huevos sin fecundar. Ahora tengo a las cinco parejas separadas ara ver cuales, con mas tranquilidad, deciden y pueden criar. Pero la idea sigue siendo ponerlos a todos en grupo. El próximo año veremos si las que han criado estando a solas, crían también estando en grupo. A lo mejor el problema es que, aunque yo no vea peleas entre ellos, se molestan o no quieren criar en grupo.

En los Eos reticulata la pareja que parecía que estaba interesada en poner huevos lo hizo. Puso dos pero no los incubaba. Le dejé cinco días y entonces decidí buscar una incubadora para incubarlos yo. Pero justo el día que quise cogerlos me encontré con que los dos estaban rotos dentro del nido. Después no he vuelto a ver que pusieran mas, y ahora mi temor es que hayan cogido esto por costumbre. Sé que es una pareja joven que hizo su primera puesta, pero en los momentos de espera siempre le da uno mil vueltas a la cabeza y nunca piensa nada bueno. Esperaremos y deseamos que la próxima vez aprendan algo nuevo y sea ponerse a incubar. Si no, si vuelven a romperlos, tendré que empezar a pensar en otras alternativas. Mi idea es que cada pareja incube sus propios huevos, no me gustaría tener que sacarlos yo.

Y en cuanto a los Charmosyna goliathina tengo tres parejas. En una la hembra está desplumada todo el cuerpo (aunque se tapa bien con las plumas de cabeza, alas y cola) pero estando así ya sacó hace dos años algún polluelo. Ahora está con un joven macho negro, pues con el que estaba el año pasado, con la pata mal, fecundaron los huevos pero no los incubaron (tal vez al estar en el aviario con los P. goldiei no lo hicieran bien, o fue porque era ya una época con mucho calor para esta especie. Creo que esta especie necesita temperaturas que no suban de 30-32ºC para criar, por lo que en mis circunstancias no es adecuado tenerlos pues sólo les da tiempo a sacar una sola puesta al año. Alguna pareja me hizo dos algún año, pero es raro. Por eso, si en tu región las temperaturas exteriores suben de 30ºC en verano, hazles instalaciones internas con conexión a instalaciones exteriores. Así tengo a los C. josefinae y me han logrado criar en verano y en invierno sin problema al no pasar de 32ºC en pleno verano, llegando esos días a 42ºC en el exterior, y no bajar de 6ºC en pleno invierno cuando en el exterior se llegó a -3ºC).

Esta pareja estoy esperando a que empiecen una puesta. Ya el año pasado la hicieron tardía, por lo que espero que este año la hagan, aunque sea tarde y tenga que sacar luego las crías a mano, pues eso es precisamente lo que estoy haciendo ahora con tres crías de las otras dos parejas. Debido al confinamiento que tenemos por el Covid-19 decidí traerme las tres crías y alimentarlas a mano. De esta manera yo me mantengo entretenido, ahora que no voy a hacer viajes a ninguna parte, y hago que las dos parejas tengan la posibilidad de hacer una puesta más.

De momento las tres crías están creciendo perfectamente. Su plumaje delantero no es el más adecuado ahora porque siempre me pasa que acabo manchándoles el pecho, con lo cual el plumón primero y las plumas después, se ensucian y esa zona se queda desplumada hasta que ya empiezan a comer por si solos y no se les ensucia.

El viaje por Europa sigue en pie. Siguen saliendo opciones de visita. No sé cuando podré hacerla, y sobre todo, aunque las autoridades de todos los países dejen ya circular por su territorio, yo extremaré las precauciones. Siempre que he hecho viajes de este estilo he pasado algunas horas en casa de los criadores por norma general) charlando, viendo sus aviarios y aves, e incluso en algunas ocasiones comiendo o cenando con ellos. Ahora, a pesar de que dejen circular por estos países, tal vez lo único que hagamos sea llegar, recoger los pájaros (ya sea por compra o por intercambio) e irnos. Cuanto menos estemos, mas tranquilos estaremos nosotros y, sobre todo, estarán las personas a las que visitemos (si es que quieren que les visitemos por ejemplo dentro de 5 meses).

Vamos a ver como se desarrolla toda esta pandemia mundial, voy a disfrutar de criar a mano estas tres crías de C. goliathina, y veremos si se puede hacer el viaje antes del próximo otoño y la gente nos permite ir a verlos, aunque sea para simplemente recoger los pájaros aunque sea en la calle. Yo me llevaré un par de mascarillas en el viaje.

 

 

Volver DIARIO                    Volver INICIO

 

 

Copyright AVIGON ©